Llamamiento accionistas 2021: Necesitamos tus acciones para participar en las Juntas de Accionistas de las grandes entidades financieras

Este es un mensaje especialmente dirigido a las personas accionistas críticas de alguno de los grandes bancos convencionales del estado español: BBVA, Banco Santander, CaixaBank, Banco Sabadell y Bankia. Un año más, las entidades involucradas en la campaña Banca Armada participaremos en las juntas generales de accionistas de estas cinco entidades para denunciar sus políticas de inversiones en empresas de armamento. Para ello, necesitamos que personas con acciones de estos bancos, pero críticas con sus prácticas nos cedan estas acciones para que podamos hablar en su nombre y explicar ante toda su colaboración con el negocio de la guerra.

Además, también queremos conseguir participar por primera vez en una las juntas de una de las grandes aseguradoras, Mútua Madrileña.


¿QUÉ QUEREMOS CONSEGUIR?

Nuestro objetivo es explicar ante los accionistas de la entidad financiera y los medios de comunicación algunas de las consecuencias que implican sus inversiones en la industria de armamento y contribuir a la concienciación de toda la sociedad.

¿CUANDO?

-  Bankia: 23  de marzo a las 12 horas.
-  Santander: 26 de marzo a las 12 horas
-  Sabadell: 26 de marzo a las 12 horas

CÓMO COLABORAR:

  • Si como accionista de una de estas entidades no apruebas su política de inversiones en la industria armamentística, puede cedernos tus acciones porque intervengamos también en tu nombre.
  • Para cedernos tu voto, nos tiene que enviar la delegación de voto original firmada 10 días antes de la junta de accionistas de tu banco como fecha límite.
  • El tarjetón de delegación de voto firmado nos deberás enviar sin llenar el nombre de la persona que asistirá, ya que aún tenemos que confirmar los miembros de la campaña Banca armada que estarán presentes en cada una de las juntas de accionistas.
  • Enviar por correo postal a la siguiente dirección:

SETEM Catalunya, Bisbe Laguarda, 4, T+ 934 415 335, 08001 Barcelona

Centre Delàs d'Estudis per la Pau, Erasme de Janer, 8. T 934411947, 08001, Barcelona

  • Excepción para los accionistas de Bankia: debe adjuntarse con la delegación de voto la copia de tu DNI o enviarnos el DNI escaneado por correo electónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Excepción para los accionistas de Caixabank: tienes que contactarnos por correo electrónico (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) para que te confirmemos el nombre de la persona que representará tu voto, y luego llevar tu delegación de voto llenada y firmada en cualquier sucursal de Caixabank o hacer el trámite online, como máximo 3 días antes de la junta de accionistas.

 

 

 

Accionistas CAST

 

Participamos en la Junta de accionistas de CaixaBank

CaixaBank ha convocat aquest matí la seva junta d’accionistes per aprovar la seva fusió amb Bankia. La Campanya Banca Armada, gràcies a  9.847 accions delegades per accionistes d’aquesta entitat bancària, hi intervé per denunciar, un cop més, les inversions en empreses de la indústria de l’armament que continua realitzant CaixaBank.

Caixabank MirillaSencer CAT

Aquesta és la intervenció de Gemma Isern, activista de la Campanya Banca Armada:

Bon dia senyors i senyores accionistes, membres del Consell d'Administració, senyor President.

El meu nom és Gemma Isern i estic intervenint en aquesta junta d’accionistes com a membre de la Campanya Banca Armada, promoguda pel Centre Delàs d'Estudis per la Pau, SETEM, Justícia i Pau, l'Observatori del Deute en la Globalització, FETS, Alternativa Antimilitarista-Moviment d’Objecció de Consciència, Col·lectiu RETS i la Fundació Novessendes.

Els parlo en representació d’un total de 9.847 accions que ens han delegat 4 accionistes, per a denunciar avui en aquesta junta les inversions en empreses de la indústria de l’armament que continua realitzant CaixaBank. I de pas, explicarem i denunciarem també les que realitza Bankia, ja que el motiu d’aquesta junta extraordinària és aprovar la fusió de les dues entitats.

Sr. Jordi Gual, durant el període 2014-2019, el banc que vostè presideix ha finançat empreses d’armament per valor de més de 121 milions d’euros. Permeti’m recordar-li els “Principis d’actuació de la Política corporativa de relació amb el sector de la defensa”, en l’apartat 5.3 sobre les exclusions, on textualment diu:

“Cap empresa del Grup proporcionarà serveis financers a [...] empreses que venen armament a països o grups que estan subjectes a l’embargament d’armes de la Unió Europea, Estats Units i/o les Nacions Unides”. 

. Doncs bé, hi ha documentats almenys set casos d'enviaments de material bèl·lic fabricat a Espanya a zones en conflicte, i un d'ells té com a escenari la República Centreafricana i com a protagonista l'empresa espanyola d'explosius i projectils MAXAM, que vostès financen.

. El programa iTrace que duu a terme l’organització Conflict Armament Research amb fons de la Unió Europea, recull evidències gràfiques que demostren una troballa de municions de petit calibre, inferiors a 20 mm, el setembre de l’any 2014, quan el conflicte i l'embargament a República Centreafricana seguien vigents. Aquestes troballes es van produir en dependències de la base militar de M'Poko, a 7 quilòmetres de la capital, Bangui, on hi ha l'aeroport internacional; i procedeixen de dos fabricants espanyols: Nobel Sport Espanya i Maxam Outdoors S.A. A l'informe consta que Maxam va subministrar les municions a un usuari que apareix com desconegut, però no ha estat possible determinar la ruta des d'aquest usuari fins als civils armats i les milícies anti-Balaka, destinataris finals de la munició.

. Sr. Gual, vostè sap que no és l'únic cas en què es troba municions de Maxam en zones en conflicte, després dels fets ocorreguts amb Maxam Anadolu. És CaixaBank conscient que està finançant un holding empresarial que fa exportacions a països en conflicte i amb embargament d'armes? Pensen seguir oferint-los suport financer? Quina explicació pot oferir-nos per justificar una inversió d'aquest tipus per part del banc que presideix? No li fa vergonya tenir una política de relacions financeres en matèria de defensa i incomplir-la de manera tan flagrant?

. Però no només Caixabank està finançat a Maxam, sinó que Bankia també. Concretament li ha atorgat, durant el període 2014-2019, 55 milions d'euros en crèdits. I això no és tot sinó que l’any 2019, CaixaBank va ampliar el seu horitzó d'inversió en empreses d’armament i va començar a ser accionista d’Indra, empresa dedicada, entre altres coses, a l'electrònica militar i a la militarització de fronteres, mitjançant una compra d’accions que va ascendir a gairebé 2 milions i mig d'euros.

. Bankia també té relació amb Indra, a qui ha finançat amb gairebé de 30 milions d’euros durant el mateix període 2014-2019. Per a nosaltres, el cas d’Indra és especial, perquè aconsegueix grans contractes públics, que consumeixen ingents quantitats dels pressupostos estatals i europeus. Aquests fons podrien dedicar-se a altres qüestions, més necessàries, com són la sanitat o l’educació. En lloc d'això, Indra aconsegueix postular-se com un actor de referència en aquesta indústria del desenvolupament de la guerra. Prova d'això és la seva actual designació per part del Govern espanyol com a coordinadora nacional industrial en el programa europeu de Defensa FCAS (Future Combat Air System), el major programa conjunt europeu de defensa fins al moment o, tal com preferim anomenar-lo nosaltres, d'economia de guerra. INDRA també ha signat contractes per al Subministrament de Sistemes de Defensa Electrònica a més dels Sistemes IFF CIT-25D per al Programa de les Corbetes Avante 2200 per a l'Aràbia Saudita, actual contendent en la guerra del Iemen i que té una monarquia propensa a vulnerar els drets humans i, dit sigui de pas, molt amiga de la nostra.

. Continuem mantenint que el cas de INDRA és especial perquè també es lucra amb la gestió de les polítiques de control fronterer que vulneren els drets fonamentals de les persones refugiades que fugen de territoris en conflicte com el Iemen; o que simplement es veuen obligades a migrar perquè no poden viure als seus països d'origen per culpa del sistema econòmic que vostès alimenten. Ningú hauria d'haver de migrar i ningú hauria de ser mai considerat “il·legal” ni veure's sotmès a aquesta realitat tan lamentable que la Unió Europea sosté gràcies a empreses com Indra a les seves fronteres.

. Sres. i Srs. accionistes, són els seus diners el que s'estan invertint en la fabricació d'armament.

. Sr. President i membres del Consell d'Administració, cada vegada hi ha més accionistes i clients del seu banc que s'oposen a la seva política d'inversions i, no obstant, el que està fent CaixaBank, Sr. Gual, és ampliar encara més la cartera d’empreses d’armament a les que finança. No sabem quins són els seus plans a llarg termini, però podem dir que invertir encara més en empreses que es lucren gràcies al sofriment i la guerra, no és el camí. Així que l’instem a vostè i als membres del Consell d'Administració presents, a que facin un exercici de responsabilitat i finalitzin la seva relació amb les companyies que es beneficien del negoci de la guerra.

. Altrament, des de la campanya Banca Armada, i gràcies a el suport de cada vegada més dels seus accionistes, seguim denunciant públicament que incrementar beneficis a costa de la guerra és una pràctica inhumana. Li recordaré, per acabar, el Pacte Mundial de Nacions Unides, que tan repetidament anomenen en les seves polítiques de responsabilitat social, concretament el principi número 2:

“Les empreses han d’assegurar-se que les seves empreses no són còmplices en la vulneració dels Drets Humans”.

Tenen vostès a les seves mans aquestes decisions. Sense el finançament d'institucions financeres com Caixabank, el 75% de les armes no es podrien fabricar.

#NOBANCAARMADA

La campaña Banca Armada y mutualistas denuncian las inversiones de Mutua Madrileña en el negocio de la guerra y las fronteras

entrega simulador nh90 ok

 

 

Hoy, 17 de Julio der 2020, fecha de la celebración de la Junta General de Accionistas del Grupo Mutua Madrileña, por primera vez, algunas personas mutualistas han querido participar de la acción propuesta y se han convertido en activistas de la Campaña Banca Armada.

Las simpatizantes de la Campaña, han enviado una carta dirigida al presidente del Grupo MutuaMadrileña, Ignacio Garralda, para pedir que su grupo deje de financiar a la industria del armamento y retire sus inversiones en la empresa de armamento, Indra Sistemas Sa, empresa que dedica alrededor del 27% de su producción a desarrollar electrónica militar, simuladores de vuelo y sistemas de tiro y de defensa electrónica.

Tal como las mutualistas explican en sus cartas, INDRA participa además en el Programa de las Corbetas Avante 2200 de Navantia destinadas en Arabia Saudí, actual contendiente en la guerra del Yemen. Por si esto no fuera poco, Indra también se lucra con la gestión de las políticas de control fronterizo que vulneran los derechos fundamentales de las personas refugiadas que huyen de territorios en conflicto como el Yemen.

Este ha sido el escrito que las activistas de la Campaña han enviado dirigido al presidente y al consejo de administración de la entidad financiera:

 

Señores/as,

Ignacio Garralda, presidente del consejo de administración

Miembros del consejo de administración

En condición de mutualista de la Mutua Madrileña y con número de póliza XXXXXX, me dirijo a ustedes hoy día de la Junta General Ordinaria, y con el apoyo de la Campaña Banca Armada formada por el Centre Delàs d'Estudis per la Pau, SETEM, Justícia i Pau, l'Observatori del Deute en la Globalització, FETS, Alternativa Antimilitarista-Movimiento de Objeción de Conciencia, Col·lectiu RETS, la Fundació Novessendes i la Fundació Finanzas Éticas; para manifestar mi total desacuerdo con las inversiones que hace su entidad en empresas relacionadas con el negocio de la guerra.

Sr. Garralda, durante el año 2019, Mutua Madrileña invirtió 3.283.600€ a Indra, empresa que dedica alrededor del 27% de su producción a desarrollar electrónica militar, simuladores de vuelo y sistemas de tiro y de defensa electrónica.

Indra es una de las empresas más protegidas del Estado Español, con una tasa de crecimiento de vendas del 455% durante el período 2006-2015. La empresa copa el 19,4% de las ventas de defensa en el sector de vehículos terrestres, domina las ventas de defensa en el sector espacial y acumula un 38,6% de las ventas de defensa en el sector de misiles –que le reportaron unos 66 millones de euros en 2016–, además de estar presente en los sectores naval, aeronáutico, y, obviamente, también en el electrónico-informático, donde acapara cerca de la mitad del total de las ventas de defensa y la mayor parte del mantenimiento y modernización de la electrónica de múltiples programas de armamento.

No está de más recordar que Indra consigue grandes contratos públicos que consumen ingentes cantidades de los presupuestos estatales y europeos, siendo el Ministerio de Defensa español uno de sus clientes principales. Estos fondos podrían dedicarse a otras cuestiones más necesarias como son la sanidad o la educación… y en el actual contexto de emergencia sanitaria nos estamos dando cuenta de la importancia de invertir el gasto militar en gasto social.

En lugar de ello, Indra consigue postularse como un actor de referencia en la industria del desarrollo de la guerra. Uno de sus contratos más controvertidos es el que ha firmado recientemente para el Programa de las Corbetas Avante 2200 de Navantia destinadas a Arabia Saudí, actual contendiente en la guerra del Yemen. Por si eso no fuera poco, Indra también se lucra con la gestión de las políticas de control fronterizo que vulneran los derechos fundamentales de las personas refugiadas que huyen de territorios en conflicto como el Yemen. Nadie debería tener que migrar y nadie debería ser nunca considerado “ilegal” ni verse sometido a esa realidad tan lamentable que la Unión Europea sostiene gracias a empresas como Indra en sus fronteras.

Sr. Garralda y miembros del consejo de administración, como mutualista de esta entidad y, más allá de eso, con el ánimo de ser coherente con lo que pienso y actuar con responsabilidad, les pido encarecidamente que dejen de invertir en empresas que se lucran del negocio de la guerra y que incluyan en su política de inversiones una cláusula que impida que vuelva a ocurrir una inversión tan controvertida como la que han ejecutado con Indra.

 

La campaña Banca Armada denuncia que CaixaBank ha invertido más de 121 millones de euros en el negocio de la guerra

La campaña Banca Armada ha denunciado, un año más, los vínculos de CaixaBank con la industria de la guerra. Lo hace hoy, que la entidad bancaria celebra su junta de accionistas de forma telemática.

David Montesinos, del Centro Delàs de Estudios por la Paz en Valencia, y en representación de Banca Armada, denuncia que "durante el período 2014-2019, CaixaBank ha financiado empresas de armamento por valor de más de 121 millones de euros. Nos permitimos poner en contexto esta cifra y relacionarla con la actual crisis provocada por la Covid-19".

El activista señala que 121 millones de euros equivaldría a la compra de más de 126 millones de mascarillas, (contando que la unidad vale 0,96 céntimos de euro), o bien más de 8 millones de tests para detectar la Covidien -19 (calculando un precio unitario de 15 euros). Montesinos ha recordado que los principios de actuación de la política corporativa de Caixabank en el sector de la defensa (apartado 5.3 sobre las exclusiones) afirma textualmente: "Ninguna empresa del Grupo proporcionará servicios financieros a empresas que venden armamento a países o grupos que están sujetos al embargo de armas de la Unión Europea, Estados Unidos y / o las Naciones Unidas".

El activista Inaxio Menjón, de AA-MOC Bilbao y en representación de Banca Armada, denuncia que hay documentados al menos siete casos de envíos de material bélico fabricado en España hacia zonas en conflicto, y que uno de ellos tiene como escenario la República Centroafricana y como protagonista la empresa española de explosivos y proyectiles Maxam, que CaixaBank financia.

Caixabank MirillaSencer CAT

El programa iTrace que lleva a cabo la organización Conflict Armament Research con fondos de la Unión Europea, recoge evidencias gráficas que demuestran que se localizaron municiones de pequeño calibre (inferiores a 20 mm) en República Centroafricana en septiembre del año 2014, cuando el conflicto y el embargo en el país seguían vigentes. Estos hallazgos se produjeron en dependencias de la base militar de M'Poko, a siete kilómetros de la capital, Bangui, donde se encuentra el aeropuerto internacional, y proceden de dos fabricantes españoles: Nobel Sport España y Maxam Outdoors S.A.

Chloé Meulewaeter del Centro Delàs y activista de Banca Armada pregunta: "¿Es CaixaBank consciente de que está financiando un holding empresarial que hace exportaciones a países en conflicto y con embargo de armas? Piensan seguir ofreciéndoles apoyo financiero? ¿Qué explicación pueden ofrecernos para justificar una inversión de este tipo? ¿No les da vergüenza tener una política de relaciones financieras en materia de defensa y incumplir de manera tan flagrante?".

Podéis ver el video aquí.

Vídeo resumen de la intervención en la Junta de Accionistas del Banco Santander 2020

Santander captura 

Participan en este vídeo:

Ahmeh Mohamed Saleh - Activista de Setem Comunitat Valenciana 

Nina González - Coordinadora desde 2013 de Finançament Ètic i Solidari (FETS)

Teresa de Fortuny - Investigadora del Centre Delàs en los ámbitos de arsenal nuclear y empresas de la indústria militar.

 

Buenos días señores y señoras accionistas, miembros del consejo de administración, señora presidenta.

 

Nuestros nombres son Eduardo Aragón y Gemma Amorós, e intervenimos en este foro como miembros de la Campaña Banca Armada, promovida por el Centre Delàs d'Estudis per la Pau, SETEM, Justícia i Pau, l'Observatori del Deute en la Globalització, FETS, Alternativa Antimilitarista-Movimento de Objección de Consciencia, Col·lectiu RETS y la Fundación Novessendes.

Representamos a 6 accionistas que, pese a las dificultades de la crisis sanitaria que estamos viviendo, han hecho el esfuerzo de delegarnos un total de 31.188 acciones para que volvamos, un año más, a alzar la voz para denunciar las políticas de inversión y financiación que vienen desarrollando en empresas de armamento durante los últimos años.

Sra. Botín, según los datos que hemos podido obtener, ustedes continúan invirtiendo o concediendo créditos a una serie de empresas vinculadas con el negocio de la guerra, el diseño y mantenimiento de armamento nuclear, la militarización y la securitización de nuestras fronteras y sociedades. El banco que preside, además, tiene el nefasto honor de ser el que más diversificada tiene su relación con las empresas del sector de defensa o, tal como preferimos llamarlo nosotras, del sector de la economía de guerra.

Hemos podido confirmar que durante el período 2014-2019, el Banco Santander ha apostado por relacionarse con almenos 15 empresas de la economía de la guerra. El montante total de todos estos créditos e inversiones –únicamente de los que tenemos conocimiento-, ha ascendido a una suma total en euros de casi 3.000 millones de euros. Repetimos, casi 3.000 millones de euros, destinados a financiar la industria de la guerra.

¿Y qué empresas son estas? ¿A qué se dedican? Pues bien, hay de todo tipo. Empresas Marca España, como MAXAM holding, una de las mayores fabricantes de explosivos y munición militar del mundo a través de su filial EXPAL, a la que otorgaron 283 millones de euros en créditos sólo en este período 2014-2019. También está el binomio INDRA-NAVANTIA, financiado con 82 millones, que han firmado recientemente contratos para el Suministro de Sistemas de Defensa Electrónica además de los Sistemas IFF CIT-25D para el Programa de las Corbetas Avante 2200 para Arabia Saudí, actual contendiente en la guerra del Yemen y que tiene una monarquía propensa a vulnerar los derechos humanos.

Sra. Botín y miembros del consejo de administración, ¿Creen ustedes que es moralmente ético seguir ayudando a estas empresas a financiarse, mediante la concesión de créditos revolving o participando como bookrunners en sus emisiones de bonos a empresas que firman este tipo de contratos?

También queremos destacar su relación con las industrias que participan del negocio del armamento nuclear, que por si no lo saben todavía, es el más peligroso y destructivo para la vida jamás diseñado. Según revela el informe, Shorting our security: Financing the companies that make nuclear weapons, escrito y publicado por PAX, Profundo e ICAN, ustedes han decidido invertir parte del patrimonio de sus accionistas en las siguientes empresas: Thales, 581 millones de euros, Safran, 434 millones, Boeing, 372 millones, Airbus, 295 millones, Fluor, 129 millones, Honeywell International, también 129 millones y Serco, 12 millones. En total, 1.953 millones de euros.

Vamos a analizar un poco qué relación tienen estas grandes empresas con el armamento nuclear.

Boeing, por ejemplo, está construyendo nuevas armas nucleares para Estados Unidos mediante un contrato de 297 millones de euros para lo que se denomina “Disuasión Estratégica Terrestre” que remplazarán a los misiles balísticos intercontinentales nucleares ICBM Minuteman III. Ese gigantesco fabricante también mantiene otros contratos relacionados con esos misiles, que ascienden a un total de más 620 millones de euros.

Otra de estas empresas, Fluor, está involucrada en varias instalaciones empresariales de armas nucleares estadounidenses. A través de una empresa conjunta, Savannah River Nuclear Solutions (SRNS), tiene un contrato de 7.100 millones de euros para construir componentes clave para el programa W88 Alt 370, la ojiva nuclear desplegada en el mísil Trident II.

Sra. Presidenta y miembros del Consejo de Administración, ¿Son conscientes que dos terceras partes de sus inversiones en armamento están destinadas a empresas relacionadas con armas nucleares?

Tienen ustedes en sus manos revertir estas decisiones en un futuro y dejar de financiar a estas empresas. Sin la ayuda o financiación de bancos como el Santander, a las empresas de armamento les costaría mucho más llevar a cabo sus actividades. Actividades manchadas de sangre, roja, como su color corporativo.

Suponemos que de momento les compensa seguir haciéndolo dado que no ven manchadas sus manos ni les comporta ningún riesgo para su reputación, pero cada vez más gente empieza a concienciarse: ya son 81 los países que han firmado el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares, y 36 los que lo han ratificado.

No está de más recordar los efectos que tendría un desastre nuclear: recordemos Hiroshima, recordemos Nagasaki, recordemos Chernóbil, recordemos Fukushima. Intenten imaginar cómo se gestionaría sanitariamente otra catástrofe de estas magnitudes, que no conoce fronteras y cuyos efectos nocivos perduran décadas. La crisis que estamos viviendo por la pandemia del Covid-19, a su lado, no es nada. Los profesionales de la salud son claros: “no hay ninguna forma para responder adecuadamente a una guerra nuclear. Nuestra única solución es trabajar juntos como una comunidad global, para prevenir que ocurra”.

Desde la campaña Banca Armada, en nombre de todas las personas accionistas críticas con sus políticas de financiación de la industria de la guerra, queremos exigir al Banco Santander que deje de invertir y financiar a este tipo de empresas de una vez por todas. Esperamos que nuestra denuncia poco a poco les vaya calando y removiendo sus conciencias, y que dejen de pensar únicamente en sus resultados anuales y sus dividendos.

 

[1] Fuente: https://www.icanw.org/global_doctors_on_covid_19_and_nuclear_war