Banc Sabadell ha financiado un fabricante de bombas de dispersión, aunque está prohibido en el Estado español

junta bancsabadell

 

Banco Sabadell ha financiado con 21.361.225,69 euros la empresa Orbital ATK, implicada en el negocio de las bombas de racimo, a pesar de las polémicas implicaciones que tiene este tipo de armamento y el hecho de que los créditos más importantes se otorgaron el 2013, tres años después de que España firmara el tratado que prohíbe su uso y fabricación. Aparte de Orbital ATK, de 2011 a 2017, el Banco Sabadell ha invertido 96.685.973,85 € en otras empresas de la industria armamentista como son MAXAM, AECOM, INDRA y OESIA. Para denunciar todas estas inversiones controvertidas, este jueves 19 de abril dos miembros de la Campaña Banca Armada han asistido a la junta de accionistas de Banco Sabadell -que se ha celebrado este año en la ciudad de Alicante, después de que la entidad trasladara su social hace unos meses-.

 

Bombas de racimo como las que Orbital ATK ha contribuido a fabricar, bombas de racimo como las que Orbital ATK ha contribuido a fabricar, Liberia decenas o cientos de submuniciones que puedo cubrir un área Equivalente a varios campos de fútbol y que Hace que, cualquier persona Dentro del área que abastece esta bomba, ya sea militar o civil, quede muerta o malherido. Además, Muchas de las submuniciones que no explotan quedan activas como minas terrestres, siéndo una amenaza mortal para cualquier persona Hasta mucho despés de que finalice el conflicto. Este Hecho supone que el 98% de las víctimas de las bombas de racimo Sean civiles. La Cluster Munition Coalition calcula que más de 20.000 personas han muerto en Los últimos 50 años por las bombas de racimo utilizadas a 35 conflictos armados. El 40% de estas víctimas mortales eran menores.

Después de adherirse al Tratado en 2008, y de entrar en vigor en 2010, España se convirtio en el año 2015 y gracias al éxito de la campaña "Stop inversiones explosivas", en el décimo país en prohibir la financiación de las bombas de racimo. La aprobación de la Ley 27/2015 de 28 de julio, además de la prohibicion del uso, la producción, el comercio y el almacenamiento de bombas de racimo, prohibir que las Entidades Financieras españolas financiarán la producción de estas armas a paises que no han Firmado Todavía el Tratado. Esto, sin embargo, no supusó un impedimento para que Banco Sabadell siguiera financiando Orbital ATK, una empresa que, además de fabricar bombas de racimo, está implicada en la fabricación de armamentos nuclear, como el está també la empresa AECOM.

Según el estudio Do not Bank The Bomb, realizada por la Entidad holandesa PAX, estas dos empresas forman parte del portal las 20 involucradas en la producción de componentes claves para los arsenales nucleares. AECOM, que ha recibido Financiación por valor de 23.773.285,16 euros por Parte del Banco Sabadell, es un proveedor global de Equipamiento y armas por el sector militar, tales como vallas, sistemas de artillería o sistemas de defensa antiaérea. Además, participa en el mantenimiento de la infraestructura del Nevada National Security Site (NNSS), un complejo clave en EEUU para la producción de armas nucleares.

Las empresas de armas que reciben financiación del Banco Sabadell

La entidad ha financiado, también, otras empresas muy conocidas relacionadas con el sector armamentístico, que hacen negocios con Arabia Saudita, implicada desde hace años en la guerra de Yemen. Es el caso de Maxam y Oesia. Maxam, una de las mayores empresas mundiales de explosivos, ha recibido del Banco Sabadell 34.470.857,12 € a través de créditos. Oesia, dedicada a la tecnología aplicada al sector militar y que vende software para aviones de combate Typhoon como los 76 adquiridos por Arabia Saudí, ha recibido créditos de Banco Sabadell por un valor de 1.236.675,54 €. Es importante destacar que Banco Sabadell también ha financiado INDRA, que se dedica entre otras cosas a la electrónica militar, simuladores de vuelo, sistemas de tiro y defensa electrónica, con 4.736.932,93 € a través de emisiones de bonos y pagarés.

Durante las últimas semanas, la campaña Banca Armada ya ha participado en la junta del BBVA que se celebró en Bilbao, a la del Banco Santander, celebrada en Santander y en la de CaixaBank y Bankia, celebradas en Valencia, gracias a la delegación de voto de muchos accionistas críticos para denunciar todas estas inversiones en armamento. Con la Junta del Banco Sabadell la campaña termina su periodo de activismo accionarial hasta el próximo año.

Puedes ver las intervenciones completas y la respuesta del presidente Josep Oliu aquí.