Intervención de la Campaña Banca Armada en la Junta de Accionistas del Banco Sabadell 2021

 

Maria Sabadell fuera    Davi Sabadell

 

Banco Sabadell financia empresas que producen las ya prohibidas armas nucleares

 

Las activistas de la Campaña Banca Armada hace años que denuncian que Banco Sabadell continúa obteniendo beneficios a expensas de financiar empresas que fabrican armamento nuclear, y hoy, a su Junta de Accionistas, también han recordado que en enero entró en vigor el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares: “Seguramente, ya habrán pensado de qué manera los afecta la entrada en vigor de este tratado y como adaptarse a la nueva situación. Al menos esto sería el esperable, dado su interés manifiesto para cumplir las normas y establecer límites moralmente aceptables en sus inversiones”, ha comentado Davi Montesinos, del Centro *Delàs de Estudios por la Pau del País Valenciano, y activista de Banca Armada.

El informe Shorting our security: Financing the companies that make nuclear weapons, publicado por PAX, Profundo y ICAN revela como Banco Sabadell ha dado su apoyo financiero a AECOM y ha empezado a financiar General Dynamics, dos empresas relacionadas con la fabricación de armamento nuclear. Durante el 2019, General Dynamics cerró el contrato de construcción naval militar más grande de la historia: un acuerdo de 22 billones de dólares para la construcción de nuevo submarinos nucleares. El Banco Sabadell, además, destinó entre 2017 y 2019 más de 65 millones de euros a AECOM, que trabaja en el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, participando de la investigación, diseño, desarrollo y producción de armas nucleares, incluyendo el programa de extensión de vida de las bombas nucleares B-61 y de la ojiva nuclear W80-1 para misiles de crucero lanzados desde el aire.

Banca Armada ha recordado esta mañana que durante el periodo 2014-2019, el Banco Sabadell invirtió casi 170 millones de euros en cuatro empresas relacionadas con el negocio de la guerra: AECOM, MAXAM, General Dynamics y Raytheon Technologies.

Maria Fraile, de la Fundació Novessendes, y activista de Banca Armada ha denunciado que “es muy probable que las empresas de armamento que ustedes financien sean las responsables de la muerte de civiles inocentes”. Por un lado, General Dynamics ha vendido carros de combate de los modelos M-1A2S y LAV-700, encargados en 2014 y que se exportaron parcialmente en Arabia Saudí durante el año 2019. Por otro lado, Raytheon Technologies, durante los últimos años, ha fabricado bombas guiadas que han sido exportadas tanto en Arabia Saudí como en los Emiratos Árabes Unidos.

“Sus comités de ética y de riesgo podrían evaluar qué parte de responsabilidad tiene el Banco Sabadell en este conflicto alimentado por el mercado armamentista”, ha concluido Fraile.

 

CAMPANYA BANCA ARMADA

PRIMERA INTERVENCIÓ JUNTA D’ACCIONISTES DEL BANC SABADELL 26/03/2021

Bon dia senyores i senyors accionistes, membres del consell d'administració, senyor president.

Mi nombre es Maria Fraile e intervengo en nombre de la Campaña Banca Armada, promovida por el Centre Delàs, SETEM, Justícia i Pau, l'Observatori del Deute en la Globalització, FETS, Alternativa Antimilitarista-MOC, Col·lectiu RETS, la Fundació Novessendes i la Fundació Finances Ètiques.

Junto con mi compañero David Montesinos, representamos a 13 accionistas que nos han delegado un total de 257.779 acciones para denunciar un año más relación que tiene su banco con el negocio de la guerra y exigirles que dejen de financiar empresas de armamento

Señor Presidente, el año pasado, como respuesta a nuestra intervención nos decía que “el Banc Sabadell no invierte en instrumentos de capital de empresas dedicadas a la fabricación o distribución de armamento y asimismo dispone de una Política específica de restricciones a la financiación e inversión en las actividades de este sector”. Pues bien, la política sí existe, pero no tengan la desfachatez de decir que no invierten en empresas dedicadas a la fabricación o distribución de armamento, por favor, porque año tras año venimos a recordarles los datos, unos datos que ustedes ya conocen.

Pero seguiremos refrescándoles la memoria. Hemos podido confirmar que durante el período 2014-2019, el Banc Sabadell invirtió casi 170 millones de euros en cuatro empresas relacionadas con el negocio de la guerra: AECOM, MAXAM, General Dynamics y Raytheon Technologies.

Pues bien, es muy probable que las empresas de armamento que ustedes financian sean responsables  de la muerte de civiles inocentes. Hablamos de las inversiones que realizó su banco en General Dynamics y en Raytheon Technologies, empresas que exportan su armamento a Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, principales contendientes militares en la guerra en Yemen.

El conflicto armado en Yemen es uno de los más sangrientos e infames contra la población civil, de hecho ya podemos decir que se trata de la crisis humanitaria más relevante de las últimas décadas. En Yemen, el 80% de la población necesita ayuda humanitaria para sobrevivir, hay cerca de 4 millones de desplazadas internas y más de 7 millones de personas que requieren asistencia nutricional, según ACNUR. Y con sus inversiones, están contribuyendo a incrementar el arsenal militar de los países que intervienen militarmente en este conflicto.

Por un lado, General Dynamics ha vendido carros de combate de los modelos M-1A2S y LAV-700, encargados en el año 2014 y que se exportaron parcialmente a Arabia Saudí durante el año 2019. Por otro lado, Raytheon Technologies, durante los últimos años, ha fabricado bombas guiadas que han sido exportadas tanto a Arabia Saudí como a Emiratos Árabes Unidos.

En este sentido, cabe destacar que Raytheon Technologies es la única empresa que vende el modelo GBU-12Paveway a otros países que no son Estados Unidos. Según el informe de enero de 2017 emitido por el Panel de Expertos sobre Yemen presentado ante Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en 2016 se lanzaron bombas de este mismo modelo en dos ataques. Por un lado, el 15 de agosto cayeron sobre el hospital de Hajjah y el 8 de octubre del mismo año sobre un funeral civil en Sana’a. En el ataque al hospital fallecieron 19 personas y 24 resultaron heridas, mientras que en el ataque al funeral perdieron la vida 32 personas y 695 resultaron heridas. En 2019, Raytheon Technologies recibió el encargo de fabricar 50.000 nuevas unidades de este modelo de bomba guiada para Arabia Saudí.

Sus comités de ética y de riesgo podrían evaluar qué parte de responsabilidad tiene el Banco Sabadell en ese conflicto alimentado por el mercado armamentista.

Por desgracia, todavía hay decenas de conflictos armados y tensiones internacionales en el mundo que se alimentan del militarismo y del desorbitado gasto en armamento. ¿Creen ustedes que es ético financiar a las industrias que hacen de la guerra y el militarismo su negocio? ¿De verdad les merece la pena?

Ustedes tienen en sus manos la capacidad de revertir estas decisiones en un futuro y dejar de financiar a estas empresas. Sin la financiación de bancos como el Banc Sabadell, a las empresas de armamento les costaría mucho más llevar a cabo sus actividades. Por poner un dato más: sin la financiación de los bancos, tres de cada cuatro armas no se podrían fabricar.

Desde la campaña Banca Armada, en nombre de todas las personas accionistas críticas con sus políticas de financiación de la industria de la guerra, queremos exigir al Banco Sabadell que deje de invertir y financiar a este tipo de empresas de una vez por todas. ¿Sr. Oliu, no cree que es hora de dejar de sacar beneficios del negocio de la guerra?