Nota de Prensa - Caixabank apoya a empresas armamentísticas

  • La entidad financiera ha invertido más de 112 millones de euros en empresas del sector armamentístico
  • Empresas financiadas como Indra son responsables de la militarización de las fronteras en todo el mundo

 

(Barcelona, 8 de abril de 2019) El pasado viernes 8 de abril, dos activistas de la Campaña Banca Armada participaron en la junta de accionistas de Caixabank en Valencia para denunciar los vínculos de la entidad financiera con el negocio de las guerras y las fronteras.

CaixaBank ha invertido más de 112 millones de euros en el sector armamentístico. Concretamente, ha financiado con 112.646.286 €, entre 2013 y 2018, a Indra, Maxam, ThyssenKrupp, Airbus Group, Leonardo, Rheinmetall AG y Rolls Royce. En este sentido, David Montesinos, del Centro Delàs de Estudios por la Paz en Valencia, explicó como Indra, una de las empresas que reciben apoyo de CaixaBank, es responsable de la militarización de las fronteras. "Indra está suministrando las armas y otros equipamientos militares que alimentan los conflictos armados, incrementan los niveles de violencia, y aumentan la inseguridad de las personas que viven allí, obligando a las poblaciones a huir de sus hogares buscando refugio en otros países. Esta empresa, además, se está beneficiando por partida doble del drama de la guerra y de las personas refugiadas, ya que además de producir y exportar las armas que perpetúan escalan la violencia de los conflictos, se ha visto beneficiada con el acuerdo de militarización en las fronteras europeas ". Indra es una empresa del Estado Español que dedica el 27% de su producción a desarrollar electrónica militar, simuladores de vuelo, sistemas de tiro y de defensa electrónica.

La empresa armamentista que recibe más apoyo financiero por parte de CaixaBank es Maxam, una de las mayores empresas productoras de explosivos civiles y militares del mundo, por un importe de 92.153.341 euros. Maxam produce municiones de mortero, de calibre medio, de artillería y de armas ligeras; granadas subacuáticas; y bombas lapa, entre otros. Entre las empresas financiadas por la entidad financiera también encontramos Thyssenkrupp,un importante constructor  de submarinos y barcos de guerra. En noviembre de 2013, medios de comunicación alemanes publicaron que ThyssenKrupp ganó un contrato por 3,400 millones de dólares para proveer de submarinos a Arabia Saudita.

En la misma línea, Sonia Canicio, de SETEM País Valencià, pidió directamente a Jordi Gual, presidente de la entidad, que deje de apoyar a las empresas que participan en las guerras más cruentas del mundo: "Con los créditos y fondos de inversión que facilitan a estas empresas fabricantes de armamento, CaixaBank es cómplice del negocio de la guerra, de la vulneración de derechos humanos y de la violencia armada que cada año mata y destroza la vida de miles de personas ".

 

Puede consultar las intervenciones en los siguientes enlaces:

Intervención Sonia Canicio: https://youtu.be/II1APjVwOgQ

Intervención David Montesinos: https://youtu.be/EZeCnxSS5ic

Respuesta Jordi Gual, presidente de Caixabank: https://youtu.be/1tVrayGNCBg

 

Sobre la Campaña Banca Armada:

La campaña está formada actualmente por siete organizaciones -Centro Delàs d’Estudis per la Pau, SETEM Catalunya, Justícia i Pau, ODG, Colectivo Rets, AA-MOC y FETS- que tienen como objetivo denunciar los vínculos de los bancos convencionales con la industria del armamento para sensibilizar a la sociedad sobre la relación de estas prácticas financieras con las tragedias humanas los conflictos internacionales.