La Banca armada: la socia incondicional de la industria militar

Publicado en el blog "Adiós a las Armas", en eldiario.es
Anna Montull Garcia, del Centre Delàs d'Estudis per la Pau

A día de hoy, España ocupa el séptimo lugar dentro del ranking mundial en exportaciones de armamento y el cuarto a nivel europeo. Paradójicamente, los ratios de endeudamiento de las empresas que configuran esta proactiva industria militar española son del casi 75%, algunas llegando hasta el 100%. ¿Quién es, pues, el socio capitalista que mantiene vivo un negocio de las armas que ha demostrado reiteradamente su dependencia financiera? Este rol es protagonizado principalmente por las instituciones bancarias, aunque no debemos desmerecer la contribución del estado a través de entes públicos como SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), que se sitúa como la cuarta entidad financiadora de la industria militar controlando el 100% de las acciones de la principal empresa española de buques de guerra, Navantia, y con importantes participaciones accionariales en otras compañías de la industria militar como Indra, DEFEX, SAES, Sainsel o MBDA España.

Continuar leyendo

Beneficios sucios: en el casino como en la guerra, la Banca Armada nunca pierde

Publicado en la revista Utopía
Chloé Meulewaeter, del Centre Delàs d'Estudis per la Pau

Banca Armada es la denominación utilizada para definir a las entidades financieras que colaboran con el complejo militar-industrial y que de este modo son responsables de la expansión y de la supervivencia de la industria militar, teniendo así un papel en la permanencia e intensidad de los conflictos armados.

Se pueden destacar cinco formas principales de financiar a la industria de armamento. La primera es la participación accionarial. Esa es de gran relevancia porque teniendo acciones en empresas militares, la banca tiene capacidad de decisión, y entonces responsabilidad, sobre las actividades que éstas desempeñan. Los accionistas de las empresas de armamento, como de cualquier otra empresa, esperan obtener beneficios y apoyan las decisiones que así lo permitan. La segunda manera de financiar la industria militar se hace mediante la concesión de créditos y préstamos por parte de los bancos y de las cajas. Como en otros casos, la banca cobra ingresos por las comisiones y los intereses por el pago del crédito o préstamo. Gestionar fondos de inversión en los que los clientes de los bancos o de las cajas confían sus ahorros es la tercera forma de financiar las empresas militares. Se trata de fondos en los que las entidades financieras ofrecen acciones en empresas de armas, siendo responsables por permitir la mediación, promoción y gestión de los fondos de inversión armados. La emisión de bonos y pagarés por parte de las empresas de armamento es la cuarta forma de financiar a la industria militar. Las entidades financieras gestionan estas emisiones y cobran una comisión por ello. Por último, la financiación de las exportaciones. La industria militar española dedica aproximadamente un 30% de sus ventas a las exportaciones, y el banco las facilita adelantando partes del montante global de la factura, o facilitando los pagos mediante transferencia del exterior a la cuenta de la empresa de armas, a cambio de su correspondiente comisión. Además de estas cinco formas de financiación, cualquier servicio de la banca que facilita la actividad económica de la industria militar (como el mantenimiento de cuentas corrientes y depósitos) se considera una manera indirecta de permitir su expansión y supervivencia.

Continuar leyendo

BBVA y Banco Santander encabezan la lista de la Banca Armada española

Un nuevo informe sobre las inversiones y préstamos de las empresas financieras a la industria armamentística revela que 19 bancos y cajas de ahorro, 19 entidades de inversión de capitales, 3 aseguradoras y 3 empresas públicas mantienen inversiones en esta industria. BBVA y el Banco Santander encabezan este listado.

496 salmon

La industria armamentística, en un planeta repleto de conflictos bélicos, sigue siendo uno de los negocios más rentables para los inversores. Ni los embargos o prohibiciones de ventas de armas a los países en conflicto o donde no se respetan los derechos humanos han conseguido disminuir este controvertido comercio. Según el instituto de investigación SIPRI, las exportaciones globales de armas a Oriente Medio aumentaron un 61% entre 2006-2010 y 2011-2015. Los fondos de inversión, que han necesitado otros mercados donde invertir su capital tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, han encontrado en la industria armamentística uno de sus principales nichos de mercado para invertir y prestar.

Continuar leyendo

Jordi Calvo: "Sense el finançament de la banca, més d'un 70% de les armes que existeixen no es fabricarien"

Publicado en xarxanet.org
Elena Albouy, de Fundació Autònoma Solidària

"Banca armada" té en marxa una campanya de micromecenatge per participar en les juntes d'accionistes d'entitats financeres i denunciar la seva responsabilitat en la proliferació de la indústria armamentista.

BBVA va destinar a la indústria d'armament un total de 3.262 milions d'euros en el període 2005 – 2013. Banco Santander, 1.723 milions. Caixabank, més de 37 milions i Banc Sabadell, prop de 27 milions d'euros. Totes les dades, segons "Banca armada", la campanya impulsada pel Centre d'Estudis per la Pau JM Delàs, Setem, l'Observatori del Deute en la Globalització, Justícia i Pau i el col·lectiu RETS.

Continuar leyendo

Contribució de les empreses espanyoles al finançament de l’armament nuclear

Publicado en el blog "Adiós a las Armas"Armas", en eldiario.es
Xavier Bohigas Teresa Fortuny, del Centre Delàs d'Estudis per la Pau

Les empreses que fabriquen armes nuclears necessiten les entitats financeres per realitzar les seves activitats, com qualsevol altra indústria. Així, els bancs poden ajudar aquestes empreses concedint-los crèdits, gestionant la col·locació de bons o accions que emeten les empreses, o fins i tot formant part del seu accionariat.

El nombre d’entitats financeres que col·laboren amb empreses que produeixen o gestionen armes nuclears és important. L’informe Don't bank on the Bomb, publicat recentment per l’ong neerlandesa PAX, afirma que han detectat 382 bancs, companyies d'assegurances, fons de pensions i gestors d'actius de 27 països que han realitzat, des de 2012, inversions significatives en la indústria d'armes nuclears. D’aquestes entitats financeres, 238 tenen la seva seu a Amèrica del Nord, 76 la tenen a Europa, 59 a Àsia i el Pacífic i 9 a l'Orient Mitjà. No s’ha trobat cap entitat amb seu a l'Àfrica que estigui involucrada en el finançament d’armament nuclear. L’informe recull únicament les entitats financeres que han donat crèdits a les empreses nuclears i aquelles institucions privades que tenen un mínim del 0,5% de les accions o bons d'alguna de les empreses nuclears.

Continuar leyendo

  • 1
  • 2